Ele de libélula [Blog Crafter]

ele

Cuando nos encontramos con proyectos como el  Ele de libélula (Lidia y Belén)  nos reafirmamos en nuestro propio proyecto y nos sentimos orgullosas de hacer lo que hacemos y dedicar nuestro tiempo a promocionar artesanos. Nos reafirmamos que las personas que se dedican a esto son de otra pasta, tienen una visión diferente del mundo que habitamos y están conectados directamente con la sensibilidad de Universo. Dicen en su blog que “Lo bueno de hacer lo que a uno le gusta y le apasiona es que encuentra espacios y tiempo para realizarlo”. Qué cierta afirmación. Y ellas dan fe de ello,  porque han encontrado el espacio y el tiempo.

Recorrer su blog es un culto al amor y la pasión. Al amor que sienten por las letras y la pasión por los hilos, se nota en cada artículo de su blog, dónde combinan  artesanía con poemas. Puedes  encontrar un broche acompañado de Lorca, un gorrito de punto de cruz con unos versos de Machado o un colgante con un paraje del Principito. Deliciosa combinación. Se nota su condición de libreras.

“Somos Lidia y Belén, dos hermanas a las que nos gustan los libros y la artesanía. Por eso somos libreras y además comenzamos un proyecto precioso al que llamamos Ele de Libélula para mostrar lo que hacemos y para aprender de lo que hacen lo demás”.   “Comenzamos un nuevo proyecto. Algo que comienza siendo más bien un sueño pero que bien puede hacerse realidad con esfuerzo. Somos dos libélulas que además somos hermanas, y nos gusta crear cosas, restaurar otras y aprender otras muchas. Tenemos en propiedad, gozo y “sufrimiento” una librería en Almansa y de momento allí es donde damos rienda suelta a nuestros broches, diademas, camisetas y todo tipo de cosas hechas a mano”.

La libélula puede volar hacia adelante o hacia atrás en línea recta, subir o bajar en vertical, girar en el aire sobre su cuerpo, detenerse en mitad de la nada y flotar, alcanza una velocidad que equivaldría a 200 km/h. en un hombre… Es uno de los insectos más antiguo, rápido y sorprendente del reino animal. Un prodigio de tecnología. Es la pequeña reina del cielo ibérico que aún puede verse volar antes de que con la llegada del invierno muera.

Y ellas vuelan, vuelan con la calma que dá la paciencia, con el sosiego de las cosas hechas a mano, sin prisa pero sin  pausa… y en su vuelo nos las encontramos en la red (facebook, twitter…) innovando lo más tradicional. Y les gusta  probar, experimentar…

“En Ele de Libélula decidimos que la técnica del ganchillo y el amigurumis tenían que encontrarse, tenían que tomar el té juntas y que cada una en su espacio pudiera lucirse en un mismo complemento. En este caso la unión vino en forma de broche pero esta amistad no dejará de dar frutos. Las libélulas estamos contentas de poder presentar la colección “Cross Crochet”

Las libélulas, según las especies, pueden tardar hasta cinco años y 15 mudas ninfales intermedias en abrir su espalda y dejar el camino libre a un ser distinto. Sale de la funda inerte, se agarra con sus ganchudas patas a cualquier rama, extiende y ventila sus alas y, poco a poco, se lanza a un vuelo cargado de dudas.

“Ahora, con Ele de Libélula todo va cobrando más sentido y nos fijamos una línea de trabajo fija: respeto a la artesanía, prioridad de la calidad, coherencia y valentía. Esas cosas sólo se consiguen madurando con el tiempo, ese que ahora nos va dando frutos.”

La Libélula está constantemente hambrienta, la libélula es un insecto carnívoro y letal, capaz de enfrentarse a enemigos que le doblan en tamaño y fuerza. Uno de los espectáculos más vibrantes que nos ofrece el mundo animal es la batalla, por supuesto a muerte, entre una libélula adulta y una mariposa que la supere en volumen y potencia.

Y como la Libélula, se crecen ante la dificultad, aceptan el reto del progreso, y en su lucha para no “morir”,  les lleva a crear a renovar. Fieles a sus ideales y condición luchan con gigantes como las bolsas de plástico, les plantan cara y nos dan  alternativas como son las bolsas de tela o potencian la creatividad de los más pequeños:

“En la librería realizamos talleres, tanto para niños como para adultos. Aprovechamos dichos talleres para poder sacar el lado artístico de niños y de mayores (sobre todo de estos últimos) que creían que ya no tenían. La creatividad no tiene edad y así lo demuestran en Libros10, ¡¡nos gusta crear!!”

La combinación de sus nombre LIdia y BElen nos lleva a LiBElula.

LIDIA: La libélula “mayor” nació en 1979 y Como la veteranía es un grado se presenta siempre la primera. Es librera y la mejor madre del mundo mundial. Tiene arte para restaurar lo que se le ponga por delante y un talento innato para el crochet, espontaneidad y mucha imaginación.

BELÉN: La pequeña ve la luz con la resaca de Naranjito, 1983 y buen año y buena añada. Librera también por vocación y loca de la costura, las agujas y las telas. No hay bordado que se le resista y siempre está pensando en aprender cosas nuevas.

“Dichosos los que nacen mariposas ó tienen luz de luna en su vestido”.

[Visita su blog]

 eledelibelula

[Visita su blog]

Gracias por tus comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s