Tu puedes cambiar el mundo

Imagínate que alquilas un piso y la decoración  te parece horrorosa. Lo tienes claro ¿no? Quejarte, despotricar y criticar no va a cambiar el color pistacho de las paredes. Manos a la obra, pintura, muebles y creatividad. En función del presupuesto que tengas podrás permitirte más o menos comodidades, pero con pocos recursos y mucha imaginación podrás llegar a tener un pisito cómodo y confortable. No podrás cambiar las paredes maestras, las escaleras comunitarias o la fachada del edificio, pero sí puedes y debes hacer algo: ser respetuoso con tus vecinos y con las cosas comunes manteniéndolas limpias y habitables. Si eres así ya estás contribuyendo a cambiar el mundo.

Hoy quiero compartir con mis amigas Creative&Slow  los diez mandamientos del libro “Tu puedes cambiar el Mundo”. Cosas que podemos y debemos hacer dentro de la esfera privada para un bien común. Échale un vistazo, tal vez sea el principio del algo:

1. Vive de un modo que satisfaga tus necesidades sin mermar la oportunidad de los demás de satisfacer las suyas.

2. Vive de forma que respete el derecho a la vida y el desarrollo de todas las personas, cualquiera que sea el lugar donde vivan, o su origen étnico, sexo, nacionalidad o sistema de creencias.

3. Vive de forma que salvaguarde el derecho a la vida y a un medioambiente sano de todas las cosas que viven y crecen en la Tierra.

4. Persigue la felicidad, la libertad y la realización personal teniendo en consideración los intereses similares del resto de miembros de tu comunidad, país y cultura así como los de todos los pueblos, países y culturas de la comunidad global.

5. Haz todo lo que puedas para ayudar a aquellos menos privilegiados que tú a vivir lejos del hambre y las penurias, tanto si viven en la puerta de al lado como en la parte contraria del mundo.

6. Únete a gente de ideas afines para preservar o restaurar la integridad del medioambiente de forma pueda generar y regenerar los recursos esenciales para la vida humana y su bienestar.

7. Ayuda a los niños y a los jóvenes a descubrir formas sostenibles de pensar y actuar por sí mismos.

8. Pide a tu gobierno que trate de forma pacífica y cooperativa con otras naciones y culturas, reconociendo las aspiraciones legítimas de tener una vida mejor y un mejor medioambiente para todos los pueblos, países y culturas del mundo.

9. Patrocina negocios que produzcan productos y ofrezcan servicios que satisfagan tus necesidades y las de otras gente sin dañar el medioambiente ni agrandar la brecha entre ricos y pobres de tu comunidad y de todo el mundo.

10. Da preferencia a los periódicos y revistas, programas de radio y televisión y sitios de Internet que proporcionen información regular y fiable sobre los acontecimientos y tendencias que afectan a tu vida y procura que tú y la gente que te rodea tomen decisiones informadas en aquellos asuntos que afectan a vuestro futuro.

{560AB632-08C4-47DF-B646-B8AEDF386357}Img100

Manual del ciudadano global para lograr un Planeta sostenible y sin violencia

(Del prólogo del libro escrito por MIKHAIL GORBACHEV)

Otra salida:

¿Existe otra salida, un camino más allá de la crisis? El libro que tienes entre tus manos proporciona una respuesta: sí, hay otro camino. No debemos esperar hasta que la crisis de la sociedad alcance el punto de peligro. ¡Debemos actuar! Cada persona puede actuar. Si cada uno hace un poco, juntos podemos llevar a cabo lo que se necesita. Podemos impactar en aquellos que deciden la política y el destino de la sociedad y motivarlos a que comiencen a realizar los cambios necesarios. Cambios que no sólo resuelven la crisis, sino que también nos colocan en la senda de la supervivencia, del desarrollo saludable para la gente y para la naturaleza y en una mejor calidad de vida para todos. Esa es nuestra salvación.
La comunidad humana ha alcanzado un punto en el que debe decidir si permite que los acontecimientos sigan su curso (y si lo hace, tendremos todos que superar un difícil examen) o si se las arregla para realizar el giro que cambie el carácter y el contenido del desarrollo para que éste sean en beneficio de la humanidad. Para tomar esta decisión, en primer lugar debemos tomar conciencia de que este giro es verdaderamente necesario. Entonces, entenderemos qué tenemos que hacer para evitar lo peor y cómo debemos hacerlo.
El futuro que afrontamos es un futuro abierto. Todos nosotros —y eso te incluye a ti, lector— podemos poner nuestro granito de arena para decidirlo”.

2 comments

Gracias por tus comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s