Scott Gundersen

 scott_01

Fue durante un viaje por Africa en el verano del 2007 cuando Scott Gundersen, profesor de Arte en Michigan, tomo conciencia de cómo muchos objetos que los americanos desechan como basura, los africanos la utilizaban para sus objetos cotidianos. Con cajas vacías hacían estanterías, con botellas de agua y los tapones juguetes para los niños, y herramientas.

De vuelta a casa Gundersen se planteó qué podría hacer él “eran tan ingenioso que fue inspirador y me hizo preguntarme qué cosas estoy tirando que podría poner a buen uso en mi arte. Beber un vaso de vino en el camino de regreso de ese viaje hizo que realizara algunos bocetos en mi cuaderno de lo que sería un retrato con corchos de vino.”

Durante dos años, Gundersen fue recogiendo más de 6.000 corchos de vino utilizados en restaurantes, por amigos, familiares y vecinos. Con los corchos, Gundersen, se ha dedicado realizar retratos.

El primero que realizó es el retrato de una amiga ruandesa titulado “Grace” (2010). El retrato fue realizado usando 9.217 corchos de vino. Su técnica aprovecha los colores y manchas naturales de los corchos.

Grace

Su última obra es un retrato de su esposa: “Trisha” en que ha utilizado más de 12.000 corchos.

Trisha

“Hice mi primer retrato con corchos de vino en el año 2009, sin embargo, la idea surgió hace dos años, en el verano de 2007. Yo había estado de viaje en África, y fue una idea inspirada por el ingenio de la gente que conocí en este viaje. Ellos hacían uso de todo lo que tenían y reutilizaban todos los elementos que la mayoría de la gente consideraría basura”, afirma Scott.

Scott dice que es difícil concretar el tiempo que tarda en hacer una de estas obras, pero afirma que para una pieza como ‘Trisha’ utilizó unas 2 o 3 semanas. “Una vez que todo el trabajo del principio está hecho (dibujado la imagen, puestos los clavos, etc.) la colocación de los corchos va bastante rápido”, confiesa el artista.

MILES DE TAPONES

Para cada pieza son necesarios miles de tapones de corcho. “Para mi primera pieza que tuve que recoger tapones durante dos años antes y así tenía cerca de 5.000 tapones de corcho para clasificar para cera la obra”, afirma.
“Una vez que la gente empezó a ver lo que estaba haciendo y empezó a ayudarme con los corchos de vino fue más rápido”, señala. “Esta misma semana una mujer de Inglaterra envió una caja de corchos que había estado recolectando durante años y un amigo también ha comenzado un programa de reciclaje de corchos en una tienda de vino local”, cuenta Gundersen.

SI QUIERES COLABORAR CON EL ARTISTA

Scott siempre necesita más tapones, así que si a alguien le apetece que sus corchos sean una parte de su próxima pieza pueden enviarle un correo electrónico a gundersen.scott@gmail y él puede enviar un pequeño cartel impreso a cambio.

Fuente: Lainformacion.com

scott_10

scott_11

scott_02

scott_03

scott_06 scott_6

scott_05

scott_07

Puedes ver los procesos creativos en su página de Facebook

Gracias por tus comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s